Acondicionamiento Hormigón proyectado

Acondicionamiento del Terreno

Hormigón proyectado

Descripción General

De todas las técnicas y materiales posibles nos vamos a centrar en la ejecución mediante hormigón proyectado por ser la más empleada actualmente.

El hormigón proyectado se define como: “Hormigón, cuyo tamaño máximo de árido es superior a 8 mm y que, aplicado mediante máquina, se proyecta a gran velocidad sobre una superficie a través de una manguera y boquilla”.

La técnica, conocida como “gunitado” , se basa entonces en la aplicación de un hormigón normal, con un árido algo más fino, mediante proyección a presión: el hormigón se transporta a lo largo de una manguera desde la mezcladora hasta una boquilla que neumáticamente lo proyecta a gran velocidad contra una superficie; la fuerza del chorro causa un impacto sobre la misma logrando que el material quede perfectamente compactado y que se consiga un revestimiento de gran densidad.

De las diferentes variantes en su aplicación mediante proyectado, la más actual se denomina “gunitado por vía húmeda” y se caracteriza por incorporar el agua al resto de los componentes en la mezcladora, antes de ser impulsado, tal y como se hace en los hormigones convencionales.

Características

Las ventajas de la técnica del hormigón proyectado son claras: su economía frentes a las técnicas convencionales, su rapidez que permite realizar vasos completos sin juntas, la posibilidad de ejecutarlo sin encofrados, etc. También la proyección por vía húmeda permite menos pérdidas por rebote del árido al chocar contra la superficie, no provoca polvo como la vía seca, no hay aporte de agua durante su puesta en obra lo que permite un mejor control de la resistencia final, precisa menos cantidad de aire comprimido, produce menor desgaste de las mangueras, etc.

Existen dos tipos de máquinas de proyección por vía húmeda: la de flujo diluido y la de flujo denso (transporte por aire comprimido o transporte por bombeo respectivamente); la más utilizada es la de flujo denso. La formación y experiencia de los operarios, el empleo de la maquinaria apropiada y la capacidad de organización y coordinación de los responsables son aspectos críticos de un proceso tan exigente por su rapidez y función.

Aplicación

Las capas de hormigón proyectado serán de espesores entre 15 cm y 20 cm y deben formarse en varias pasadas de la boquilla sobre la zona de trabajo. El hormigón tiene que salir de la boquilla de forma continua sin interrupciones de flujo, formando una capa compacta, uniforme y exenta de irregularidades.

En su aplicación, el gunitador se va desplazando en el tajo, formando primero las paredes para luego terminar con el suelo del vaso.

El espesor del elemento a formar puede requerir la aplicación de sucesivas capas que se deben ejecutar de forma consecutiva para evitar descuelgues. Si transcurre un tiempo considerable entre la aplicación de capas, el hormigón de base debe limpiarse previamente mediante la proyección de un chorro de agua a presión.

La distancia de la boquilla ha de ser la menor posible y siempre comprendida entre 0,5 m y 1,5 m; dicha boquilla debe disponerse perpendicular a la zona de trabajo, si se coloca excesivamente oblicua habrá una mayor pérdida de material y una menor compacidad en el hormigón endurecido.

La técnica del Gunitado